Identidad Corporativa

¿Qué es, y por qué es importante la identidad corporativa?

 

El concepto de identidad corporativa es similar a lo que nos referimos cuando hablamos de nuestra propia identidad, los detalles que nos diferencian de los demás. Es nuestra personalidad y nuestro carácter los que mantienen nuestra individualidad, que expresamos a través de cómo nos comportamos, hablamos e incluso lo que vestimos.

 

De manera similar, una empresa se distingue por la imagen que presenta al mundo, a través de colaterales como tarjetas de presentación, membretes, folletos y otras opciones. Es una expresión física de la marca de la compañía, una extensión de la cultura que ya se expresa a través del estilo de comunicación y el comportamiento exhibido para mantener la imagen del negocio.

La identidad corporativa expresa la personalidad de la marca de su empresa y la distingue de la competencia.

 

La importancia de la identidad corporativa

 

En un mundo acelerado y competitivo donde el consumidor tiene innumerables opciones disponibles, una empresa necesita una estrategia para establecer una presencia sólida en el mercado. Existen fuertes razones para creer que la identidad corporativa correcta ayuda a lograr este objetivo comercial.

 

Creación de una identidad corporativa: cuando conocemos a una persona, al verla nos da la primera impresión, la cual tiene el mayor impacto. Tendemos a reunir pistas de lo que vemos y sentimos, interpretando nuestras observaciones para formar nuestra opinión sobre la persona. Así es como tratamos los productos y las empresas. Para diferenciarse de sus competidores, cada empresa debe tener una buena imagen de marca con el fin de crear un nicho en la mente del cliente al tener una apariencia y una “personalidad” únicas y agradables.

 

Lealtad del consumidor: el diseño consistente de una identidad corporativa, de acuerdo con los objetivos establecidos para el negocio, que respete y refleje el espíritu, la cultura, los principios, las ambiciones futuras o los objetivos visionarios de la empresa. Los clientes que encuentran que todo eso va acorde con su filosofía y gusto se sienten conectados con esta imagen y es más probable que desarrollen lealtad al negocio.

 

Mejora comercial: las experiencias personales con una identidad corporativa influyen en los consumidores y en sus decisiones de compra. Una identidad corporativa con un impacto fuerte y positivo crea una imagen mental favorable del negocio en la mente del consumidor. Una identidad planificada estratégicamente ofrece un buen rendimiento en términos de referencias y repetición de negocios.

 

Las empresas pueden ocasionalmente necesitar actualizar su identidad corporativa, si hay un cambio ideológico en la audiencia a lo largo del tiempo y a medida que cambia el mundo. Los profesionales del diseño pueden ayudar con los logotipos que atraen la atención, así como en la creación de las impresionantes tarjetas de presentación, los membretes, los folletos y otros elementos de identidad. Invierta en su identidad corporativa para desarrollar confianza, un sentido de valor y una conexión duradera con su base de clientes.

 

Herramientas de gestión de identidad corporativa.

La gestión de una identidad corporativa requiere tres herramientas que deben estar relacionadas entre sí, y cada una tiene el potencial de influir en la impresión general de la empresa. Estos son el diseño corporativo (apariencia visual), el comportamiento corporativo y la comunicación corporativa. 

 

  1. Diseño corporativo

La identidad corporativa, a menudo, se equipara con el diseño corporativo. Sin embargo, en realidad esto es solo un aspecto de una identidad corporativa, es decir, la imagen visual de la empresa.

 

Los elementos del diseño corporativo incluyen el logotipo de la empresa, su presencia visual visual en las ferias comerciales, el diseño del sitio web de la empresa y las características de diseño destacadas de los productos y el embalaje de la empresa.

 

  1. Comportamiento corporativo

La importancia del comportamiento corporativo en términos de su impacto sobre la identidad corporativa nunca debe ser subestimada. Esto también incluye la conducta de una compañía hacia todos aquellos que podrían ser considerados como partes interesadas. Los empleados de la compañía, a su vez, también pueden tener una gran influencia en el comportamiento corporativo, en función de los valores que decidan adoptar.

 

  1. Comunicación corporativa

Un lenguaje consistente y un estilo de comunicación también son componentes importantes de una identidad corporativa. La comunicación corporativa se refiere a actividades comerciales comunes, como comunicados de prensa y consignas publicitarias, así como a todas las diversas actividades que podrían considerarse comunicaciones internas, incluidas las comunicaciones con y entre los empleados, la revista del personal, etc.